jueves, 14 de febrero de 2019

0-1: BEN YEDDER CULMINÓ UNA CONTRA PARA LLEVAR A SEVILLA UNA VENTAJA QUE SE ANTOJÓ CORTA

El Sevilla dominó por completo el partido en Roma, llevando la iniciativa desde los primeros minutos y generando contragolpes aprovechando la debilidad del centro del campo italiano. El gol de Ben Yedder fue producto de ello y pudieron llegar más, donde la efectividad de cara a gol no surtió efecto en esta ocasión.

Magnífico el resultado que se trae el Sevilla FC en la ida de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League en su visita a Roma. Magnífico y por momentos hasta corto, pues solo la falta de acierto en la definición privó a los hispalenses de haber abierto aún más la brecha en el luminoso local, que apenas dispusieron de una clara ocasión en la primera mitad par haber igualado la contienda, ya con el gol de Ben Yedder reinando. Los cambios muy tempraneros obligados por lesión de la Lazio y el control que poco a poco fue colocando el Sevilla sobre el césped en la segunda mitad cerraron una visita a la capital italiana productiva para los sevillistas.

Una primera parte muy seria y muy bien planteada por el Sevilla, como se comentó varias veces en la previa del encuentro, en la competición en la que se transforma. Así lo necesitaba el equipo y así saltó al césped del Olímpico de Roma, con las ideas muy claras y con una frescura en las piernas y en la mente de los futbolistas que muy rápido dejó ver el buen hacer y la calidad de los jugadores de Pablo Machín. Los primeros quince minutos ya habían permitido a los nervionenses alcanzar el área de Strakosha en superioridad tras buenas salidas en contragolpe, si bien no encontraron la definición para al menos inquietar al guardameta local.

La tónica seguiría siendo la misma hasta el ecuador de la primera mitad, momento en que, una nueva contra prácticamente desde el área de los blanquirrojos, que recuperaban el esférico, plantaba a Escudero en tres cuartos rival, abría a la izquierda por donde se incorporaba Sarabia y el madrileño colocaba un centro medido a la bota de Wissam Ben Yedder superando a la defensa para que el francés rematara a placer abriendo la lata en la eliminatoria. Contra de libro que aprovechó el Sevilla en un despoblado centro del campo italiano. Los de Inzaghi solo dispusieron de una oportunidad clara en los primeros cuarenta y cinco minutos; la que marró Marusic en su remate ya dentro del área de Vaclík y que entre el checo y Kjaer sobre la línea de gol terminaron anulando.

André Silva, que no atinó a decidir dentro del área después de un buen regate, dejó otra ocasión para los de Nervión provocada por el anárquico sistema defensivo romano. Quedó herido el conjunto italiano antes del pitido hacia vestuarios, que perdía a Luis Alberto por lesión poco antes del tiempo de prolongación y tenía que realizar su segunda sustitución al salir de vestuarios, retirando a Parolo también del campo. A los diez minutos llegaba la tercera permuta obligada, esta vez por los problemas físicos de Bastos. Se quedaba en el 57 ya por tanto sin cambios la Lazio, que entre tanto tenía en un disparo de Caicedo la primera intimidación de la segunda mitad, en la que trataba de encerrar al Sevilla en su campo quitándole el esférico y presionando más arriba.

Franco Vázquez, en la enésima contra que provocó el Sevilla por el desorden italiano, tuvo en el descuento el 0-2 en su bota izquierda. El argentino no definía con claridad y la eliminatoria se marchaba para la capital andaluza con la más que interesante ventaja que puso Ben Yedder en el primer tiempo. Sin Banega por acumulación de tarjetas recibirá el próximo miércoles el conjunto nervionense a una Lazio que deberá buscar el triunfo en el Sánchez-Pizjuán para avanzar de ronda por delante del pentacampeón. Pasaban los minutos de asedio de los italianos sobre el terreno de juego de los rojos al completo en Roma y el Sevilla se volvía a estirar llevando peligro a la portería de Strakosha. Hasta tres acciones consecutivas encadenaron los de Machín con opciones, con un disparo cruzado de Escudero que fue desviado a córner, otro de Franco Vázquez a la salida del mismo y un remate de cabeza de André Silva a centro de Jesús Navas en la continuación de la misma jugada. El técnico soriano introdujo los primeros cambios en su plantel para comenzar a cerrar el partido, donde solo un ajustado disparo de Lulic desde la frontal del área inquietó mínimamente a Vaclík.

domingo, 10 de febrero de 2019

2-2: LA ÉPICA DE NERVIÓN SACA UN PUNTO CUANDO PARECÍA IMPOSIBLE

Cuando todo parecía perdido a dos minutos para el noventa, dos goles abajo y en inferioridad numérica, el Sánchez-Pizjuán lo volvió a hacer. Goles de Ben Yedder y Sarabia para sumar un punto que, increíblemente pudieron acabar siendo tres

Con todo perdido, Nervión nunca se rinde. Tras tanto debate sobre la imagen del equipo a domicilio, este domingo se escenificó ante el Eibar que, incluso el día que no sale nada, ante su gente siempre hay tiempo para la reacción. Después de una primera parte con un Sevilla atenazado al que Orellana puso por debajo, el buen arranque de la segunda no tuvo sus frutos e incluso Charles lograba el 0-2 en una acción de estrategia. Banega vio la segunda, Kike García tuvo el 0-3 en un gol que acabó siendo anulado y la situación parecía irremontable, pero la magia del Sánchez-Pizjuán tenía otra opinión. Con más corazón que cabeza, primero Ben Yedder y luego Sarabia consiguieron igualar sobre la hora. Incluso, hubo opciones para la remontada final.

El partido se abrió con una primera advertencia ofensiva del Sevilla, con un tiro cruzado y raso de Sarabia, que se cambió las tornas con Ben Yedder en la izquierda. El madrileño lanzó muy cerca del palo izquierdo de Riesgo, pero a partir de ahí el Eibar adelantó líneas y protagonizó algunos acercamientos. El más claro, casi cumplido el minuto 10 de juego, permitió a Diop recibir en la frontal tras una internada de Orellana, pero el mediocentro lanzó por encima del larguero de Vaclík. Avisos que acabarían desembocando en el 0-1, acción que se guisó y se comió el chileno Orellana. Robo a Mesa en la frontal, regate a Kjaer y cuerpeo favorable con Carriço para batir con calidad a Vaclík.

Castigo para un Sevilla que más allá de los compases iniciales no era el habitual equipo dominador de los partidos de casa. A partir de ahí hubo reacción, pero no con dominio suficiente en la medular como para asumir las riendas del encuentro. El Eibar sentía que lo más difícil ya estaba hecho y se limitaba a estar bien colocado para intentar aprovechar la clarividencia de Orellana y volver a inquietar. Al menos, los acercamientos más peligrosos hasta el descanso sí fueron sevillistas. A la media hora, con un disparo sin dejarla caer en el segundo palo de Escudero que se marchó fuera. Poco después, con un centro de Sarabia y un remate de Ben Yedder que desbarató con la pierna Riesgo justo a tiempo.

Salió espoleado el equipo en la segunda parte y los primeros minutos de la reanudación se disputaron en campo armero. Lo intentó el Sevilla por la derecha, primero con una galopada de Quincy Promes y poco después con una acción de Sarabia con ruleta incluida, un balón suelto para Ben Yedder y un remate de André Silva que se encontró con el cuerpo de Ramis, que amortiguó el disparo para que Riesgo atrapase sin problemas. Un Eibar experimentado en este tipo de escenarios se veía exigido por el ataque nervionense, pero el tan manido último pase impedía llevar las acciones a buen puerto. En cualquier caso lo que estaba más cerca era el empate mientras el Sevilla poco a poco iba ganando en confianza. O esa era la impresión general.

Y es que el mazazo teóricamente definitivo llegó cuando más merecía el Sevilla y en una acción también dominada por los azulgranas, el balón parado. Con Franco Vázquez recién ingresado en el terreno de juego por Roque Mesa -antes lo había hecho Navas por Escudero-, córner botado al segundo palo para que Arbilla la ponga atrás de cabeza y Charles llegue con todo en solitario para mandarla dentro con otro testarazo. Despiste defensivo de mucho peso para un Sevilla que se quedaba en una situación muy complicada con casi un cuarto de partido por delante. Machín agotó sus cambios con un cuarto de hora por delante dando entrada a Bryan Gil por Carriço, en un último intento de llegar con opciones a la recta final del partido, pero el Eibar, o eso parecía, sabía cómo mantenerse a flote.

El joven barbateño lo intentó, pero el partido ya moría y el Eibar no parecía permitirse el lujo de dejarlo todo abierto. Para más inri, a cinco para la conclusión veía la segunda amarilla Banega, que tras su ausencia en Villarreal el próximo domingo, se mantendrá apercibido al no cumplir ciclo de amonestaciones. Sin embargo, el Sevilla nunca se rinde e incluso con diez consiguió dar una dentellada a su rival con un pase interior de Sarabia que supo resolver con calidad Ben Yedder. Hubo seis minutos de alargue e ilusión en la grada por lograr lo que parecía imposible... Pero Nervión no sabe de eso y se empeñó en darle la vuelta a la tortilla. En el segundo gol de alargue se consumaba el empate con un centro de Promes desde la izquierda que tocaba lo justo Sarabia para despistar a Riesgo.

Incluso hubo un par de arreones para terminar de echar abajo el Sánchez-Pizjuán, pero los corazones sevillistas no daban para más y la cosa quedó en un empate que sabe a victoria. Con todo perdido, el equipo suma un punto que deja la distancia con el Getafe en dos unidades antes de visitar a un Villarreal en graves problemas. Antes de La Cerámica, eso sí, toca viajar nada menos que a Roma, donde se escenificará el regreso a la competición europea ante una SS Lazio que ha ido creciendo en el arranque de 2019. Oportunidad perfecta para levantarse a domicilio en LaLiga y seguir en lo más alto de la tabla.

sábado, 26 de enero de 2019

5-0: UNA BUENA SEGUNDA PARTE ENDEREZA EL CAMINO EN LALIGA

Todos los goles llegaron en la segunda mitad, donde, tras el primero de Ben Yedder, el Levante abrió huecos y el Sevilla no desaprovechó su gran pegada de cara a portería. Los de Machín vuelven a sumar tres puntos en Liga con el disfrute de la grada

Brillante triunfo del Sevilla FC en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Levante UD. Mereció irse al túnel ya con victoria pero, una segunda parte de fútbol maravillosa y efectividad máxima, daba a los de Machín una más que merecida victoria que retoma la senda de la misma en LaLiga haciendo disfrutar a la grada nervionense. En el debe, nuevamente, dos lesiones más; las de Aleix Vidal y Sergi Gómez, que tuvieron que abandonar el terreno de juego. 

Primera mitad en la que ambos conjuntos, con el mismo sistema sobre el césped del Sánchez-Pizjuán, trataron de exprimir sus armas para generar peligro sobre el marco rival. Esto lo llevó mejor a la práctica el Sevilla, que fue quien mereció marcharse al descanso con ventaja en el marcador. Apenas transcurridos cinco minutos de juego, Ben Yedder estrellaba contra el cuerpo de Oier un mano a mano en el que le había dejado previamente Aleix Vidal, realizando una magnifica acción individual por banda derecha. El ritmo que pretendía poner el Sevilla se detenía durante un par de minutos debido a la lesión de Sergi Gómez, que tuvo que abandonar el terreno de juego por Mercado. El Levante tuvo su primer acercamiento en un remate cerca del larguero de Vaclík de Boateng, a la salida de un córner.

Los de Pablo Machín pisaban más terreno contrario pero sin profundizar en el área o pudiendo generar ocasiones peligrosas. Promes y Aleix Vidal lo intentaban con velocidad y centros desde sus respectivas bandas. Una buena y positiva nota de los primeros cuarenta y cinco minutos los dejó Max Wöber. El central austriaco, que debutaba hoy, se mostró muy seguro en su parcela e incluso dispuso de un disparo tras sumarse al ataque conduciendo el esférico que se marchó desviado por poco a la izquierda de Oier. Antes de la retirada a los vestuarios, Roque Mesa, con un lanzamiento que se estrelló en el palo granota, pudo inaugurar el luminoso. André Silva no logró acertar en el rechace de la acción del canario. 

Se llegó al ecuador con los blanquirrojos en el área levantinista y de igual forma comenzó la segunda parte, pero con la mirilla afinada y ahora sí, pudiendo batir a Oier. Una excelente combinación por banda derecha entre Roque Mesa, Aleix Vidal y Wissam Ben Yedder dejaba al último mano a mano con el guardameta y en esta ocasión el francés no perdonó. La posible tensión por no encontrar portería se rebajaba y el Sevilla seguía, pero ahora con ventaja, buscando pisar área rival. Antes de que llegase la más clara de los azulgranas para poner las tablas con un tiro envenenado de Morales al larguero, Machín se veía obligado a realizar el segundo cambio por lesión. Aleix Vidal se tiraba al tapete y Sarabia ocupaba su lugar. 

Pero llegó. Llegó la tranquilidad, si es que no la había con el dos a cero. Con los visitantes con más cabeza que corazón y con muchos huecos en todas las líneas del campo; Sarabia desde banda izquierda levantaba la cabeza y veía sin vigilancia a Franco Vázquez que batía por bajo a Oier. El técnico soriano retiraba a Banega pensando ya en el miércoles y daba entrada a Amadou, pero los que seguían sobre el Sánchez-Pizjuán querían más ante un Levante desangrado. Promes, en otra gran acción individual, caía en el área y Sarabia transformaba el cuarto tanto sevillista. El larguero, a cinco del final, evitaba el quinto y el doblete de André Silva en un certero cabeza del luso. Ya en el descuento, Roque Mesa caía en un nuevo penalti que, a petición popular de la grada, lanzaba Promes que anotaba tras el rechace del portero poniendo el cinco en el luminoso.Pero los hispalenses lo tenían claro y sabían que había aprovechar el momento débil del Levante pese a esa incisión de su capitán pocos minutos antes. Una recuperación tras saque de puerta que Banega colocaba magistralmente en la bota derecha de Promes, permitía al holandés poner el llamado centro de la muerte para que André Silva rematase al fondo de las mallas haciendo el 2-0. El partido estaba roto con los dos hachazos nervionenses y el Levante empezaba a arriesgar en busca del equilibrio. En estas, tras un córner valenciano volcado sobre la portería de Vaclík, los de Machín desperdiciaban una contra de hasta seis jugadores contra uno para haber sentenciado definitivamente el choque. 

Optimismo infinito e ilusión máxima para preparar y encarar el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey el próximo miércoles en el Camp Nou con el 2-0 de la ida.

lunes, 21 de enero de 2019

FALLECE D. JOSÉ MARÍA DE LOS REYES SALADO, EX-PRESIDENTE DE LA PEÑA SEVILLISTA DE PILAS.

Desde la Junta Directiva de esta entidad, queremos trasladar nuestro más sincero pésame a la familia y amigos de D. José María de Los Reyes Salado que falleció ayer.
Socio fundador y tercer Presidente de esta Peña entre los años 80 y 90, entre los mandatos de D. José María Calderón (q.e.p,d.) y D. Juan Ignacio Gómez (q.e.p.d.), un gran sevillista que estuvo siempre comprometido con esta entidad. Descanse en Paz.

lunes, 14 de enero de 2019

NUEVA CITA CON LA GASTRONOMÍA TRADICIONAL EN LA PEÑA SEVILLISTA

El próximo sábado 16 de febrero, la Peña Sevillista “Enrique Lora” de Pilas organizará el “3er. Día de Guisos y Postres de la Abuela”, una nueva cita con la gastronomía de nuestro entorno local y comarcal en la que socios, vecinos y visitantes podrán degustar un selecto grupo de platos y postres caseros, siguiendo las recetas tradicionales heredadas de generación en generación en el entorno familiar, y elaboradas para la ocasión con el esmero y saber hacer de nuestro servicio de ambigú. Propuestas culinarias como espinacas, migas, caldereta, bacalao, fabes, cocido, poleá, arroz con leche… harán las delicias, un año más, de aquellos vecinos y vecinas que deseen acompañarnos en este nuevo evento gastronómico. 

Desde la junta directiva os invitamos a participar en esta jornada en el empeño de la institución por apostar por la cultura, las tradiciones y la gastronomía tradicional. Os esperamos. 

domingo, 6 de enero de 2019

1-1: ROZÓ LA VICTORIA

El Sevilla FC y el Atlético de Madrid firmaron tablas tras un partidazo en este día de Reyes en Nervión. Ben Yedder y Griezmann respondieron a su responsabilidad atacante anotando los dos goles del partido en el cierre de la primera parte

El duelo de aspirantes de LaLiga respondió a las expectativas y demostró que el Sevilla FC está al nivel de los que pelean por las máximas cotas del panorama nacional. Se rompió la racha de victorias consecutivas en casa, dejando el registro en diez triunfos, pero el equipo sevillista aspiró hasta el último momento a recuperar la segunda plaza ante un Atlético que aprovechó la más clara que tuvo para poner las tablas tras una primera parte de dominio local. En la segunda parte los de Simeone consiguieron llevar un poco más el guión a su terreno, pero los nervionenses tuvieron el segundo en varias acciones peligrosas que no fructificaron. Al final, reparto de puntos para empezar el año que mantiene a dos puntos la segunda plaza.

Se esperaba un partido de intensidad y el Sevilla se encargó de meterla desde el pitido inicial. Espectacular despliegue de presión y juego en campo rival para los de Machín, que obligaban al Atlético a esperar en su mitad del terreno de juego, aunque cuando recuperaban el balón les costaba mucho superar la medular. El primer acercamiento a la meta de Oblak fue gracias a un centro lateral de Navas en el que se pidió posible penalti sobre André Silva, pero no hubo aviso alguno por parte del VAR. Poco después, casi alcanzado el cuarto de hora de juego, fue Roque Mesa quien la tuvo con un remate potente y demasiado alto tras un nuevo centro de Navas desde la derecha. El Sevilla ya era dominador del partido, aunque lo cierto es que se intercalaban minutos de mayor posesión colchonera aunque sin peligro.

De hecho el primer aviso de Griezmann lo atrapó sin demasiados apuros Vaclík, bien colocado. El Sevilla estaba metido y la afición lo supo leer, motivando una simbiosis que se dejaba notar en el terreno de juego. Navas, que no dejó ninguna pista de las molestias que había venido arrastrando durante la semana, protagonizó un espectacular slalom que acabó en otro peligroso centro y en un remate de Escudero, que demasiado forzado envió alto. Se mascaba el primero y a punto estuvo de llegar con un zambombazo de André Silva que Oblak tocó milagrosamente para enviar a córner. En la siguiente acción, balón raso que llega a Ben Yedder y el francés no falla de tiro cruzado para echar abajo Nervión. Casi sin solución de continuidad pudo llegar el 2-0, tras un robo de Roque, internada de Silva y centro a Navas, que ante Oblak no elige bien la resolución

Y cuando todo hacía indicar que el descanso se alcanzaría con ventaja local, peligrosísima falta concedida en la frontal a dos para el descanso y gol inapelable de Griezmann por encima de la barrera. Curiosamente, pese a los dos minutos que el juego estuvo parado sólo en esa acción, Mateu Lahoz optó por mandar a los equipos a la caseta sin añadir nada. A diferencia de otras ocasiones, esta vez se notó el descanso y el Sevilla salió con menos revoluciones a la segunda parte. Nada más recomenzar la tuvo Saúl con un tiro cruzado que sacó Vaclík, aunque Sarabia respondió ajustando su tiro al palo ante un atento Oblak. El partido empezaba a tomar cariz colchonero y por lo tanto perdió en vistosidad. El Atlético no se atrevía del todo a ir a por el segundo y lo intentó con un remate de córner de Savic ante el que no tuvo problemas el meta checo.

Punto que no permite volver a la segunda plaza pero que confirma la competitividad del equipo, que no cae desde su visita al Camp Nou el pasado 20 de octubre. A partir de ahora tocará afrontar la partida de ajedrez que supone medirse consecutivamente en tres partidos al Athletic Club. En el primero de ellos no estará por sanción Franco Vázquez, mientras que el liguero se lo perderá Carriço, que vio la quinta esta tarde.Simeone optó por Vitolo para refrescar a su equipo y el Sevilla volvió a reaccionar con un remate de Ben Yedder que salió rozando el poste. Se llegaba a los minutos decisivos y fueron los de casa los que más arriesgaron, pero no por ello dejó de correr peligro el punto. Sobre todo por la calidad de Griezmann, que sólo tuvo una más y le sirvió para plantarse ante Vaclík, aunque el checo ganó la partida y despejó el balón. Los últimos minutos fueron vibrantes y uno de los grandes protagonistas fue Gnagnon, de lo mejor del Sevilla hoy, que a su gran actuación defensiva sumó un zapatazo en la recta final que a punto estuvo de significar el 2-1. Por desgracia, el francés acabó tocado y fue sustituido por Amadou antes de que Bryan Gil disfrutase de su debut en el descuento.