lunes, 17 de diciembre de 2018

QUEDAN POCOS, ¡NO TE QUEDES SIN ÉL!


2-0: SOLVENCIA

Una victoria más para el Sevilla FC, que sigue con su espectacular estado de forma en el Ramón Sánchez-Pizjuán y se mantiene encaramado a la segunda plaza. Será el Barcelona, esta noche en Valencia, el que decida a qué distancia con respecto al líder. Banega de penalti y Sarabia decantaron un partido de mucha solvencia para los de Machín, que supo cómo desactivar a su ex-equipo.

Existía la oportunidad de despedirse del Ramón Sánchez-Pizjuán con una nueva victoria -la décima seguida como local- y no lo desaprovechó el Sevilla FC. Partido bien planteado por el Girona, pero que a diferencia de los últimos triunfos ligueros en Nervión, quedó resuelto mucho antes del pitido final. Aunque lo mereció con creces ya en la primera parte, el muro fue derribado en el arranque de la segunda, cuando André Silva provocó un penalti y Banega lo mando dentro. Poco después fue Sarabia, con la inestimable ayuda de Ben Yedder, el que consiguió el segundo y la sentencia. El Girona apenas la tuvo para descontar -paradón de Vaclík a Borja en el descuento- y lo que más cerca estuvo fue el 3-0, pero la ventaja era lo suficientemente cómoda para dar por bueno este claro triunfo.

La fría mañana en Sevilla se trasladó al césped como es lógico, pero el equipo de Machín no tardó en hacerse con el dominio del encuentro. Ante un Girona con el mismo dibujo que el técnico soriano inculcó en su etapa en Montilivi, los nervionenses se mostraban firmes en defensa y con vocación de salir rápido al ataque apoyados en el regreso de Navas. Eso sí, cualquier error en la transición era penalizado por los visitantes, que aún así no le complicaban demasiado las cosas a Vaclík. En el siete de partido tuvo la primera Ben Yedder, que aprovechó la estirada de Iraizoz para disparar forzado y mandó el balón al lateral de la red. La respuesta catalana, ya mediada la primera mitad, llegó en forma de contragolpe tras una de esas comentadas pérdidas que generó un tres para tres. Sergi Gómez, muy atento al corte, logró enviar a córner para deshacer el peligro.


Fue ya en el segundo tramo de la primera parte cuando se vio un Sevilla más volcado hacia el área rival y merecedor del primer tanto. Con un activo Roque Mesa, hoy por delante de Banega en el dibujo, fue el argentino el que probó desde la frontal, con un disparo potente que se fue a la derecha de la meta de Gorka. Escudero también la tuvo desde el borde del área, pero la más clara llegó sin duda, cercana la media hora, por medio de Sarabia. Balón interior de André Silva y buen tiro escorado del madrileño, que engaña a Iraizoz. Sin embargo, el meta saca el pie a la desesperada y evita un gol que ya se cantaba.
.
La recta final del primer acto fue de empuje sevillista, aunque la fortuna seguía sin llegar en los últimos metros. El Girona la tuvo en una contra con intervención estelar de Vaclík, pero aún había tiempo para otra de Roque, que robó, se internó en el área y buscó el gol en el primer palo, pero Iraizoz volvió a sacar el pie justo a tiempo. Las sensaciones decantaban un Sevilla ganador pero faltaba hacer el gol y por suerte se abrió la lata nada más volver desde los vestuarios. En el nueve de la reanudación, balón interior para André Silva, que dentro del área recorta a Juanpe y es derribado por el lateral. Banega volvió a tomar la responsabilidad y como el jueves acertó, aunque en este caso batiendo a Iraizoz por el poste izquierdo del cancerbero vasco.

Hubo ocasiones para ello, pero en un día no especialmente acertado, el Sevilla FC supo ganar con solvencia un partido que pareció complicarse en determinadas fases del mismo. Con este triunfo son ya diez los consecutivos en casa para los blanquirrojos, que ahora deberán afrontar la salida a Butarque antes del parón -con la baja por sanción de Éver Banega y Sarabia- y regresará al fortín el fin de semana de Reyes, nada más y nada menos que ante el Atlético de Madrid. Mientras, toca seguir disfrutando de la segunda posición a la espera de lo que haga esta noche el Barcelona en el Ciudad de Valencia.Partido por fin en ventaja, pero el guión de los minutos anteriores obligaba a cerrarlo cuanto antes. De hecho el Sevilla siguió empujando y encontraba cada vez más espacios ante un Girona obligado a salir a por el empate. Sarabia la tuvo con un centro chut, pero el ex del Getafe iba a encontrar el premio poco después en una jugada iniciada por el mismo en la medular. Balón abierto a la izquierda para Ben Yedder, que como en Mestalla, asistia Sarabia para el 2-0 en el corazón del área. Tranquilidad para el equipo y para la grada, pero no conformismo ya que el equipo siguió buscando el gol en la despedida de 2018 en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

jueves, 13 de diciembre de 2018

3-0: DOS ZARPAZOS DE BEN YEDDER SENTENCIAN LA CONTINUIDAD EUROPEA

No hubo sorpresa y el pentacampeón seguirá aspirando a ampliar su palmarés en la UEFA Europa League. Tenía que ganar para no mirar a Turquía y el 3-0 dio la tranquilidad, pero incluso el empate habría sido suficiente para un Sevilla que aparca Europa hasta febrero y con la satisfacción del deber cumplido

Era una final y se resolvió con la intensidad necesaria, pero no con las apreturas que muchos pudieran prever. El Sevilla FC accede a los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League tras una contundente victoria ante un Krasnodar que tendrá que conformarse con la segunda plaza y que al final podría haber corrido peligro con algún gol más en Nervión y sobre todo uno, que no llegó, en Turquía. Ben Yedder lo dejó todo encarrilado en los diez primeros minutos y un penalti de Banega sentenció nada más reanudarse el choque en la segunda parte. Cierre perfecto a la competición europea hasta febrero, a la espera de que el próximo lunes se conozca el rival de la primera eliminatoria.

Era fundamental salir con todo para evitar cualquier complicación y no sólo se vio la intención del equipo, sino que apareció el acierto para encarrilar las cosas muy pronto. Tras unos primeros instantes de juego en campo rival, a los cinco minutos de partido llegó el primero en una acción de presión sevillista. Un despeje en corto del guardamete obligó a Kaboré a enviar hacia atrás, pero ahí estaba Ben Yedder -habilitado al recibir de un contrario- para controlar y cambiársela de palo a Kritsyuk, que no tuvo absolutamente nada que hacer. El primer paso estaba dado, pero el empuje de los de Machín dejaba claro que aún se quería más.

Y aunque Ignatyev tuvo el empate tras un recorte en el área y un disparo que se abrió demasiado, el segundo zarpazo también iba a ser blanquirrojo. Despeje orientado de Sergi Gómez desde muy lejos y pelea de Ben Yedder con su par, que tras deshacerse de la marca encaró a Kritsyuk y anotar el 2-0. Habían pasado apenas nueve minutos y la situación estaba muy de cara. De hecho a partir de ahí se vio un partido bastante menos vistoso en las áreas, aunque el Sevilla seguía manejando sin prisas pero con inteligencia. De hecho el Krasnodar sabía que si la situación seguía empeorando, incluso la virtual clasificación podría correr peligro.

La intensidad iba decayendo hasta que el Krasnodar apretó las tuercas al borde del descanso buscando un gol que le metiese en el partido, pues no hay que olvidar que la igualada le bastaba a los rusos para amarrar la primera plaza del grupo. La más clara la tuvo Wanderson con una rápida entrada por la izquierda, pero Vaclík apareció abajo para despejar. Para mayor tranquilidad, nada más comenzar la segunda parte iba a llegar el tercero. Contra conducida por Vázquez, dejada para Ben Yedder y parada de Kritsyuk, que la deja muerta para el cabeceo de André Silva. Ramírez, que ya tenía una amarilla, no tiene más remedio que pararla con la mano bajo los palos y ve la roja directa. En el penalti, Banega no desaprovecha para el 3-0.


Se fue consumiendo el partido hasta un final feliz para todos, pues ni la desventaja del Krasnodar fue lo suficientemente grande ni tan siquiera el Standard fue capaz de ganar a un Akhisar que en su despedida logró estrenar el casillero de puntos. Fin a una fase de grupos con 12 puntos de 18 posibles, una envidiable diferencia de goles y una resolución que se dilató en demasía, por mucho que la última cita fue mucho menos comprometida de lo esperado. Carpetazo a la competición europea hasta febrero, cuando tocará regresar con unos dieciseisavos que se iniciarán a domicilio, privilegio que da volver a ser primeros de grupo.Con un jugador menos y el partido perdido, el Krasnodar pretendía que la cosa terminase ahí para evitar males mayores, aunque el Standard no era capaz de marcar en Turquía el gol que le permitiera aspirar a la clasificación. Por ello Musayev movió el banquillo para fortalecer a su equipo mientras que Machín hizo lo propio, pero con una clara vocación de refrescar piernas. Así, entraron Amadou y Jesús Navas, dejándoles su sitio Banega y un Ben Yedder que levantó la grada después de una tarde de plena efectividad. Con los deberes totalmente hechos y el Krasnodar mirando de reojo a Turquía, el partido pareció perder definitivamente el auge inicial. El técnico sevillista agotó los cambios con la entrada de Muriel por André Silva y Roque Mesa tuvo el cuarto desde fuera del área, pero el balón salió muy cerca del poste.

sábado, 8 de diciembre de 2018

1-1: Tuvo la victoria muy cerca, cerquísima, el Sevilla FC en Mestalla

Dejó escapar el Sevilla FC dos puntos en Mestalla cuando lo tenía todo de cara para sumar de tres ante los de Marcelino. Sarabia puso tierra de por medio cuando aún no se había cumplido la hora de juego; sin embargo, un cabezazo de Diakhaby en el tiempo de alargue frenó a los nervionenses, que se volvían a escapar en la tabla de haber sumado de tres. La madera, por dos ocasiones, se interpuso en las intenciones de Banega y André Silva de subir el segundo tanto al marcador. 

Como un vendaval saltó al terreno de juego un Valencia necesitado de puntos, pero que de primera hora se topó con Vaclik. Doble paradón del guardameta cuando aún no se habían cumplido los primeros cinco minutos del encuentro a Santi Mina y Garay para mantener las tablas en el marcador. Avisó el conjunto de Marcelino, que aprovechó algunas pérdidas de balón en la medular para continuar acechando la meta del checo.

Aunque la comodidad finalizó a quince para el receso. A balón parado, con Pareja como amo y señor del mismo, y un Guedes explosivo, el Valencia cercó a los sevillistas, que le se la devolvieron de la misma forma. Sin embargo, ningún disparo culminó en el fondo de la red llegándose al descanso con el 0-0 en el marcador. La mala noticia llegó con la quinta amarilla de Franco Vázquez, que no podrá ser de la partida para la próxima cita liguera ante el Girona. Pero no bajaron los brazos los de Machín, que tiraron de serenidad y posesión para frenar a al conjunto ché. Se acabaron así unos primeros minutos de ida y vuelta, para dar paso al control nervionense del choque, abriendo bien por las bandas y con la aseada faena de sus dos puntas entre líneas. El Sevilla pisaba así la línea de tres cuartos con asiduidad, faltando ese último pase que pusiese a prueba a Neto. 

Con más ritmo comenzó la segunda mitad, tanto que a los nervionenses les bastó diez minutos para ponerse por delante en el marcador gracias a la efectividad de Sarabia y la sapiencia de Ben Yedder. El franco tunecino caza un rechace a disparo de Promes para picarla y ponérsela al madrileño, que necesitó tocar lo justo para que el balón besase la red. 

El gol dio alas a un Sevilla que amenazaba con subir el segundo al marcador. La tuvo tras una contra de libro de Ben Yedder que Franco Vázquez envió arriba. Y más cerca incluso estuvo Banega, que estrelló el cuero en la madera. Mientras los de Machín se soltaban, a Marcelino le crecían los problemas. Debió sustituir a Guedes, que llegó a la cita in extremis, así como a Gabriel Paulista, dejando para más tarde la salida de Batshuayi por Santi Mina. 

Por su parte, Machín tiró de músculo para el centro del campo con la salida de Amadou por Mudo Vázquez para frenar a un Valencia volcado. De hecho, la tuvo Wass en un balón de Cheryshev al que no llegó por centímetros. Como la tuvo André Silva a falta de cinco minutos para el final para poner tierra de por medio. Cabalgada de Promes por la derecha para asistir al portugués que se encontró también con la madera tras recortar a Neto. 

Se lamentarían de ello los nervionenses cuando, en el tiempo de alargue, Diakhaby ponía el 1-1 en el marcador cabeceando una falta botada por Pareja. Apenas unos minutos duró el liderato en solitario de un Sevilla que alarga una temporada más, y ya van seis, la maldición de no sumar de tres en Mestalla. Toca afilar las garras para la final que se presenta el próximo jueves, en aras de continuar el camino Europeo.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

domingo, 25 de noviembre de 2018

1-0: ANDRÉ SILVA LE DEVUELVE EL LIDERATO

La jornada se lo puso en bandeja y el Sevilla FC no desperdició la ocasión de volver a ponerse en la primera posición. Un gol de André Silva abrió la lata y el equipo las tuvo de todos los colores para certificar el triunfo, pero el 1-0 mantuvo en el partido al Valladolid, que asustó hasta el final y obligó a Vaclík a trabajar a fondo.

Líder después de 13 jornadas. El Sevilla FC no dejó pasar la oportunidad de una jornada tan propicia y consigue ponerse al frente de la clasificación de LaLiga después de un nuevo triunfo de brega hasta el minuto 94. Queda claro que para estar ahí, esta temporada, va a tocar pelear con todo frente a todos y el Real Valladolid no fue una excepción. Aunque el dominio fue claramente sevillista y el marcador debió evitar apreturas mucho antes, la falta de acierto hizo que decidiera el gol de André Silva de cabeza. El Valladolid hizo hasta dos goles justamente anulados y obligó a Vaclík a ser determinante, pero cualquier sufrimiento se da por bueno con un premio así.

No fue un inicio de partido cómodo, con muchas imprecisiones en cada entrega y un Real Valladolid dispuesto a asumir la posesión y discutírsela al Sevilla. De hecho, costó ver algún acercamiento nervionense en esos inicios del encuentro en los que Ben Yedder apenas si conseguía entrar en contacto con el balón. Ya en el minuto 12 de juego, primer acercamiento leve para los de Machín, con un centro desde la izquierda de Sarabia que Kjaer consiguió contactar de cabeza, pero su remate forzado y hacia el centro fue objetivo sencillo para el meta vallisoletano Masip. Eso fue quizás el punto de inflexión para empezar a ver un Sevilla más vertical e incisivo, con balones que empezaban a llegar sobre todo a la banda derecha de Aleix Vidal. El catalán también fue cogiendo temperatura y complicando a la zaga visitante en busca del primer gol.

Cerca ya de la media hora de encuentro volvía a probar Sarabia tras un balón suelto en el borde del área, pero el madrileño no encontró portería en su intento pese a que estaba rodeado de hasta tres compañeros en buena posición de tiro. Por suerte no tardó en redimirse el madrileño, que asistió en el minuto 30 desde la derecha para que André Silva la picase de cabeza imposible para Masip. Tras pegar en el poste, el balón se metió convirtiéndose en el 1-0. Justo antes había tenido la primera clara el Valladolid, pero el balón rechazado que cazó Óscar Plano no creó problemas a Vaclík. De ahí al descanso el partido fue más abierto, pero la vocación sevillista fue sin duda la de buscar el segundo para vivir una segunda parte plácida.Lo pudo lograr el propio André con un tiro lejano, pero Masip estuvo atento para evitarlo

Esas ansias de sentenciar pronto se vieron aún más claras cuando comenzó la segunda parte, en la que el Sevilla se plantaba relativamente fácil en el área castellano-leonesa, pero siempre se caía alguna conexión cuando de rematar la acción se trataba. En el diez de la reanudación la tuvo Aleix Vidal, con un buen remate cruzado pero que adivinó Masip para atrapar. Un minuto más tarde era Banega el que elegía mal y lanzaba con todo a favor a los guantes del meta catalán. El Sevilla perdonaba y eso en la competición de élite es sinónimo de complicaciones. Dicho y hecho, pues cumplida la hora de juego llegaba la igualada del recién salido Unal en remate acrobático. Eso sí, el colegiado decretó fuera de juego de Toni, que no intervino pero molestó a Vaclík, suficiente para tomar una decisión que ratificó el VAR. Justo después la volvía a tener Ben Yedder, pero el centro de Aleix no llegaba a tocarlo el francés cuando ya se cantaba el segundo.

Vuelta del parón con una gigante sonrisa que hace al equipo líder a sólo seis jornadas para el cierre de la primera vuelta. Pero esto, por desgracia, no se queda aquí y el jueves espera un renacido Standard de Lieja para intentar dejar sentenciado en Bélgica el pase a los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League. Aún quedan horas para eso y es momento de mirar la clasificación y disfrutar del trabajo bien hecho.Ocasión también para Sarabia mediado el segundo tiempo, que le pegó a la escuadra y obligó a Masip a volar para enviar a córner. Tocaba mover el banquillo y Machín le dio frescura al centro del campo con la salida de Franco Vázquez por un Banega que terminó tocado. Aún así el partido ya estaba mucho más equilibrado y aunque los dos llegaban, lo hacían prácticamente por igual. En una de ellas volvió a marcar Unal, pero esta vez la infracción de fuera de juego fue aún más clara para el juez de línea. Un aviso más en un partido que se había complicado. Por ello, el técnico sevillista prefirió no arriesgar en los minutos finales y dio entrada a Amadou por André Silva. Los minutos finales llevaron el lógico guión de un partido abierto en el que el Valladolid arriesgó. Y lo cierto es que tuvo el empate en una volea de Unal que sacó con muchos reflejos Vaclík. Con Promes en el césped fue algo más fácil dejar pasar los cuatro minutos finales y saborear un liderato de lo más trabajado.