jueves, 11 de octubre de 2018

martes, 9 de octubre de 2018

LA PEÑA SEVILLISTA DE PILAS CELEBRA EL 6º CONCURSO DE ACEITUNAS


El próximo sábado 24 de noviembre los amantes de la gastronomía vuelven a tener una cita ya consolidada en el calendario hostelero local, el 6º Concurso de Aceitunas Aliñadas y en Salmuera que organiza la Peña Sevillista “Enrique Lora” de nuestra localidad.

Un evento que congrega cada año a muchos vecinos y vecinas de Pilas y entorno, empresarios del sector y aficionados a la gastronomía que tienen la oportunidad de participar con sus aceitunas en la modalidad salmuera o aliñada, siendo el primer premio de 100 euros en cada una de ellas. Se adjunta resto de las bases y premios, siendo el plazo final para concursar el 23 de noviembre.

Desde la junta directiva de la entidad se anima a la participación tanto en el concurso como el día del evento en el que se podrá degustar las aceitunas que optan al concurso y distintas variedades de mosto. También agradecer la colaboración del ambigú que ese día ofrecerá su carta habitual, a los miembros del jurado, y a entidades patrocinadoras como Ayuntamiento de Pilas, Autobuses Cabello, Yeguada Madre o Ñ Estudio e Impresión, entre otras.

¡Os esperamos!


lunes, 8 de octubre de 2018

2-1: MONO DE TRABAJO ANTE UN CORREOSO CELTA

Victoria de mucho peso para el Sevilla FC ante un Celta que no fue ni mucho menos presa fácil en Nervión. Un cabezazo inapelable de Sarabia y un tanto de Ben Yedder que el VAR sí validó, sirvieron para doblegar a los de Mohamed, que incluso con diez llegaron vivos al final con una acción individual del marroquí Boufal.

Había presión por ganar y poder aprovechar las opciones clasificatorias, pero este Sevilla no pareció acusarla y sacó adelante un partido que se pudo complicar con el empuje vigués y que al final no permitió relajación debido al tanto de Boufal, que apretó las tuercas con diez a un equipo que pudo haber sentenciado mucho antes. Sin embargo, fueron los tantos de Sarabia y Ben Yedder -con toda la expectación que permite el VAR- los que acabaron decantando el triunfo sevillista para adelantar al Real Madrid y el Barcelona y pasar el parón en lo más alto de la tabla.

No tardó en mostrar el equipo de Machín sus habituales bríos iniciales en casa, pero los espacios que se vieron por ejemplo ante el Real Madrid no eran permitidos a la contra por el equipo de Antonio Mohamed. Un rechace en Hugo Mallo pudo complicarle la vida a Sergio Álvarez nada más comenzar, pero lo cierto es que las ocasiones más peligrosas en el inicio del choque fueron para los vigueses. Antes del cuarto de hora lo tuvo muy cerca Pione Sisto, pero su remate con todo a favor dentro del área lo sacó con muchísimos reflejos Vaclík. Sarabia no tardó en contestar con un disparo lejano, pero fue Cabral, en una acción a balón parado, el que volvió a inquietar para un Celta que se mostraba firme atrás y peligroso con sus hombres de vanguardia.

Mientras tanto, el plan de Machín seguía su curso, pero en los últimos metros el Sevilla seguía pecando de precipitación y el Celta parecía cómodo defendiendo sus dominios. Franco Vázquez era de los pocos que conseguía avanzar metros de forma individual y una acción suya, a sólo seis minutos para el descanso, permitió lo que parecía imposible, abrir la lata viguesa. Una internada suya permitió un balón a la banda para Ben Yedder, que centró demasiado fuerte en busca de un rematador. Sin embargo Jesús Navas cazó a tiempo el rechace en el banderín de córner y puso otro centro, ahora desde la derecha, para un Sarabia que llegaba desde atrás. El balón llegó milimétricamente a la cabeza del madrileño, que la puso imposible para Sergio y abrió el marcador de forma magistral. El Sevilla lograba lo más difícil y se llevaba la ventaja al descanso, aunque los visitantes apretaron hasta el 45.

Salió fuerte el Celta tras el descanso, con la entrada de Eckert y la salida de un Sisto que había sido de los más incisivos en los celestes. De hecho encadenó varios saques de esquina prácticamente consecutivos nada más salir, pero ese ímpetu provocaba el caldo de cultivo en el que el Sevilla se muestra más peligroso. En el cuatro de la reanudación la tuvo Ben Yedder, pero la mandó alta en una dejada de André Silva que nunca perdió la fe a la hora de ganar esa pelota. Justo después era Franco Vázquez el que perdonaba con un tiro cruzado , pero el partido no iba a tardar en alcanzar su momento cumbre. Pasada la hora de juego y en dos acciones muy seguidas, la última motivada de nuevo por la presión de André Silva, Araújo veía la segunda amonestación y dejaba a los célticos en inferioridad. Para colmo de males para Mohamed y los suyos, casi de seguido llegaba el 2-0, tras un pase del Mudo Vázquez que Ben Yedder ya no desperdiciaría. Aunque el juez de línea anuló el tanto, la grada fue celebrando el tanto al saber que las imágenes le daban validez, algo que terminó de certificar González Fuertes por indicación del VAR.

Ahí llegaron los mejores minutos del Sevilla, que dominó y encontró espacios. En el debe, lo de las últimas jornadas, el poder sentenciar y no hacerlo. Todo hacía indicar que no le iba a hacer falta a los de Machín porque el Celta atacaba con más orgullo que fe, pero la salida del marroquí Boufal lo cambió todo. Ya sin Ben Yedder, muy ovacionado y sustituido por Quincy Promes, el equipo visitante encontraba la esperanza en una acción personal del africano, que la puso desde muy lejos del alcance de Vaclík pero pegada, por dentro, a su palo izquierdo. Llegaban los lógicos nervios por la estrechez del marcador, pero ahí se vio un Sevilla muy sereno e inteligente que ni tan siquiera permitió al Celta volver a intimidar la portería nervionense. Con mucho toque y aprovechando el cansancio del adversario, los tres minutos fueron pasando y los tres puntos, vitales para seguir soñando, se quedan en casa.

Toca ahora recargar pilas para todos, menos para los cinco internacionales que ya desde mañana comenzarán a volar hasta sus países de origen. Mientras, habrá días para seguir trabajando y saboreando la situación liguera de un Sevilla con hambre de mucho más. Tras el receso, nada más y nada menos que el Camp Nou en un duelo entre los dos primeros clasificados del torneo.
Resumen del partido:

viernes, 5 de octubre de 2018

2-1: EL KRASNODAR TUMBA LA RACHA SEVILLISTA CON UNA REMONTADA

Primera derrota europea de la temporada para un Sevilla FC con varias rotaciones que cayó presa del empuje del Krasnodar. Aunque se puso por delante con un tanto de Nolito, dos de los sustitutos locales le dieron la vuelta tras desaprovechar hasta tres disparos que se estrellaron en el larguero.

La rara vez propicia Rusia acabó una vez más con la racha de resultados del Sevilla FC y con los espectaculares registros del equipo en su competición fetiche. En un duelo que los locales llevaron a la mayor intensidad posible en el inicio, fueron los blanquirrojos los que acertaron ante la meta rival en una acción a balón parado. Nolito, con la colaboración de Kaboré, conseguía el 0-1 para un Sevilla que había dejado a varios de los titulares en el banquillo. Y ante un Krasnodar que mandó hasta tres balones al larguero, la recta final fue letal para los de Machín, que vieron como los recambios Pereyra y Okriashvili le daban la vuelta al marcador y obligan a ganar los dos próximos partidos del grupo ante el teórico rival más débil y colista, Akhisaspor.

Salió en tromba el Krasnodar y tocó apretarse los machos en los primeros minutos, en los que el equipo ruso ejerció una presión asfixiante y obligó al Sevilla a no errar ni un centímetro en cada pase. Obviamente era un listón demasiado alto y ya en el minuto 3 tuvieron los de Musayev la primera, tras una mala entrega que no aprovechó el sueco Claesson, que disparó fuera. Le costaba merodear el área rival, pero antes del cuarto de hora llegó la réplica sevillista con un centro medido de Arana y un mal remate de Muriel, que optó por su diestra en escorzo en lugar de cabecear en el segundo palo. Como era de esperar el empuje local no duró mucho tiempo más y el Sevilla aprovechó para igualar la posesión y tocar en busca de un guión menos accidentado. Lo consiguió, en parte, pero seguía faltando verticalidad para volcar el terreno de juego hacia la meta de Kritsyuk.

Mediado el primer acto llegó un nuevo arreón del Krasnodar, que esta vez sí que amenazó claramente con lanzamientos al larguero de Mamaev -peinando un córner- y sobre todo de Claesson, que estampó el balón con violencia contra el travesaño tras una acción embarullada. Quedaban quince para el descanso y el Krasnodar dudó entre si reservar baterías y seguir empujando, pero la indecisión le costó cara. Después de un buen intento de Arana de tiro cruzado, a tres para el descanso iba a llegar el premio gracias a la estrategia. Córner que saca Banega desde la izquierda, recibe Nolito en el borde del área y su disparo cambia de trayectoria en el baldío intento de despeje de Kaboré, que despista a su portero para el 0-1. Tanto de los llamados psicológicos para un Sevilla que se ponía por delante con su primer disparo entre los tres palos.

Aunque fue más por avance de líneas que por la intensidad del primer tiempo, lo cierto es que el Krasnodar volvió a estar muy cerca del gol en el inicio del segundo acto. De hecho el sueco Claesson las tuvo de todos los colores para poner el empate en el marcador. En el nueve de la reanudación mandó al larguero -el tercero de la noche- un gran centro de Mamaev, mientras que sólo un minuto más tarde mandó fuera un mano a mano con Vaclík. El encargado de responder fue Luis Muriel, primero con un tiro cruzado y luego con un cabezazo que a punto estuvo de sorprender al cancerbero ruso. Fue la última aportación del colombiano, que justo a la hora de partido dejó su sitio al portugués André Silva. Musayev también movió el banquillo poco después dando entrada a Pereira, que sería el encargado de poner las tablas a los dos minutos de entrar, con un tiro cruzado imposible para Vaclík.

Quedaba el último cuarto de hora y Machín no lo dudó. Dio entrada a Franco Vázquez y Ben Yedder para recuperar esos dos puntos que se escapaban y no tardó en reaccionar el Sevilla. Primero Quincy Promes -justo antes de salir- y luego Franco Vázquez, la tuvieron muy clara para volver a decantar el marcador, pero esta vez no hubo fortuna ante Kritsyuk . El argentino, de hecho, volvió a rozar el tanto desde fuera del área cuando ya sólo quedaban diez para la conclusión. El punto era bueno más por los merecimientos que por el guión del choque, pero el debate se acabó de un plumazo cuando el partido ya moría. Falta que bota con potencia Ramírez, despeje de puños de Vaclík y el rechace permite un centro al área que Okriashvili, rodeado de cuatro hombres, la mete por el único sitio posible y le da la vuelta al marcador.

Mazazo en un partido que estuvo ganado muchos minutos y en el que al final el Krasnodar rompió el cántaro para ponerse líder en solitario del grupo. No se podrá ahora fallar en el doble enfrentamiento ante el Akhishar, que volvió a caer en Bélgica ante el Standard. La primera entrega, el jueves 24 en Nervión.

domingo, 30 de septiembre de 2018

6º Concurso de Aceitunas aliñadas y en salmuera




Más información y bases próximamnte.