jueves, 1 de agosto de 2013

El regreso del campeón

La temporada 2013/14 arranca oficialmente hoy jueves para el Sevilla. Y lo hace con el equipo abriendo el fuego en la competición que en 2006 lo catapultó hacia la era más brillante de su historia, con aquellos cinco títulos conquistados en quince meses. La ilusión del sevillismo por regresar a su competición ha permanecido es inmensa y ahora quiere volver a disfrutar de ella.
La expectación, de hecho, es enorme. Ni el intenso calor ni las vacaciones de agosto impedirán que el Sánchez-Pizjuán –en principio el partido no será televisado– presente una gran entrada. Ya no está Jesús Navas. Tampoco Negredo. Ni siquiera Palop. No hay vestigio alguno en el plantel de aquel equipo de los cinco títulos. Nueve caras nuevas han llegado este verano, una mezcla de futbolistas experimentados y jóvenes dispuestos a comerse el mundo. Y ahora, toca saber si este nuevo Sevilla tiene hambre de verdad, saber si está dispuesto a desempolvar el espíritu de campeón.
Kevin Gameiro (lesionado), Gary Medel (sancionado), Kondogbia (llega el viernes), Maduro y Julián (ambos por decisión técnica) no estarán sobre el césped para recibir al Mladost Pogdorica en este encuentro de ida de la Q3 de la Europa League.
Unai Emery ha citado a 21 jugadores (Beto, Varas, Coke, Figueiras, Cala, Fazio, Pareja, Navarro, Alberto, Carriço, Guarente, Rakitic, Cotán, Jairo, Reyes, Vitolo, Perotti, Marin, Rabello, Bacca y Rusescu), por lo que deberá descartar a tres de ellos. Beto, con molestias en una rodilla, sigue siendo duda. En caso de no estar apto, su lugar lo ocuparía Javi Varas.
HUMILDE PERO PELIGROSO. Enfrente estará un modesto equipo montenegrino que, pese a ello, viene de superar las dos primeras rondas del torneo. El Mladost finalizó en sexta posición la pasada Liga pero debido a la imposibilidad del Buducnost y el Grbalj de jugar en Europa obtuvo plaza por primera vez en su historia para disputar la Europa League, de la que ya ha dejado fuera al Videoton (2-1 en Hungría y 1-0 en Podgorica) y al Senica (2-2 en su campo y 0-1 en Eslovaquia). Llega más rodado físicamente, así que mejor no confiarse mucho.