viernes, 9 de agosto de 2013

Ilusionante Sevilla

El Teatro de los Sueños. El escenario lo dice todo. Old Trafford se vistió con sus mejores galas para rendir homenaje a uno de los grandes ‘Red Devils’, Río Ferdinand. Y allí, en esa fiesta, estaba como invitado el Sevilla FC, en su último partido amistoso de pretemporada. Con el balón en juego: seriedad, toque, contundencia arriba, variantes tácticas y de hombres. Se supo adaptar el Sevilla a lo que demandaba la exigencia de Old Trafford y sorprendió.

Desde el principio, el equipo de Emery quiso demostrar ante espectadores de todo el mundo, que siguieron el partido por televisión, que no estaba allí para que se luciera el nuevo Manchester de David Moyes. 

Antes del ecuador de la primera parte, en el 20, el Sevilla le asestó un latigazo eléctrico a su rival. Juego vertical y rápido de bella factura. Marin juega para Bacca, quien ve a Perotti cerca del área moviéndose por el centro. El argentino se saca de la chistera un pase de exterior para que Vitolo defina perfectamente ante De Gea. 0-1 y seriedad en el rostro de Ferdinand, que se llevaba todos los focos en ese instante. Si bonito fue ese gol, mejor fue el segundo de la tarde. El Sevilla se gustaba en el toque y movimiento de desmarque. Tan solo cuatro minutos después, Marin inicia de nuevo la jugada, Bacca demuestra que no vive sólo del remate, Vitolo en al área es generoso en la asistencia para que el propio Marin remache en boca de gol. Obra de arte del Sevilla en unos minutos mágicos que pudieron llevar el 0-3 al marcador si, en el 26, Marin no cruza en demasía otro disparo.

Beto se lució en un alarde de reflejos y agilidad  y a pesar de la última ocasión en el descuento de Valencia, el más peligroso de su equipo, nada pudo empañar una gran primera parte sevillista que sorprendió a propios y extraños.

Moyes movió fichas en la reanudación para intentar cambiar el color del choque. El Manchester lo intentaba por su banda derecha como siempre, pero el Sevilla se mostró con buena colocación ante estas acometidas. Y como armas nervionenses, las mismas. La asociación de los buenos jugadores suele dar sus frutos. Cuando Vitolo, Marin, Perotti y Bacca combinaban, se palpaba el peligro.

El Manchester quería limpiar su imagen y un buen disparo de Januzaj rechazado por Beto hizo que el belga recogiera su propio rechace, regateara a Puerto y asistiera a Valencia para que el ecuatoriano empujara a gol. Es lo último que hizo el autor de 1-2, ya que comenzó un carrusel de cambios en el que lo más interesante fue el debut de Gameiro con 25 minutos por delante.

El Sevilla FC se vio más apretado en el último cuarto por el Manchester, que jaleado por su público apretó de lo lindo. Tocaba sufrir y había que adaptarse a ese otro registro de partido. Últimos minutos y acoso rival pero en estas, llegó un contraataque sevillista en el que Gameiro supo mantener la sangre fría dentro del área, esperar al momento exacto y conectar con Rabello para que chileno se mostrara letal al borde del área chica. 1-3 en el minuto 90.

Partido muy bien jugado por el Sevilla FC y, sobre todo, con muchas variantes para mostrarse efectivo de cara a la meta rival, aunque sea la de todo un campeón de la Premier, el Manchester United. Las siguientes pruebas ya serán con puntos en juego pero las sensaciones, desde luego, son más que buenas.