miércoles, 21 de febrero de 2018

0-0: GANÓ A LOS PUNTOS PERO TENDRÁ QUE DEMOSTRARLO EN OLD TRAFFORD

Gran imagen del Sevilla FC ante todo un Manchester United, al que maniató por momentos y al que debió ganar si no es por las providenciales actuaciones de De Gea. Resultado que se antoja corto por los méritos pero que permitirá pelear en Old Trafford por el histórico pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones
Por la entidad del rival, quizás el empate a cero se habría podido ver con buenos ojos a priori en Nervión. Sin embargo, resulta difícil entender el resultado final si se analiza la actuación de ambos equipos sobre el césped. Con un Sevilla dominador, veloz y atentísimo en las marcas, sólo hizo falta algo más de acierto, aspecto en el que colaboró providencialmente la actuación del meta del United, David de Gea. Un empate a cero que resulta agridulce pero que es más que suficiente para ir a Inglaterra el próximo 13 de marzo con la intención de lograr un pase histórico. Bastaría, incluso, con empatar con goles en el Teatro de los Sueños.
Salió valiente el Sevilla, sabiendo que el Manchester le iba a ceder metros en terreno propio. Una intensidad que se mostró en esos primeros minutos de dominio sevillista. Muriel ya avisó a los tres minutos, sólo una advertencia de lo que sería la primera parte para De Gea. Además al cuarto de hora llegó el primer cambio de planes para Mourinho, que tuvo que dar entrada a Pogba por el lesionado Herrera. Con el francés sobre el césped los ingleses perdieron algo de control en el centro del campo y eso lo aprovecharon los sevillistas, que lograban superioridades y espacios que por desgracia no eran capaces de aprovechar en los últimos metros.

Sólo hicieron crecer los nervionenses con el paso de los minutos, mereciendo de forma sobrada ese primer gol. Correa en un par de mano a manos, un cabezo de Nzonzi tras chilena de Mercado y sobre todo un cabezazo de Muriel que sacó milagrosamente De Gea fueron las más claras. Todo ello en una primera parte con diez córners para los de Montella, ante un United que sólo tiro a puerta por medio de McTominay. Mientras los británicos se centraban casi exclusivamente en no encajar y poco más podían exigir en unos últimos minutos en los que sólo el guardameta medrileño fue capaz de evitar que llegase esa primera diana.
No muy distinta fue la segunda parte al menos en su inicio. De hecho, la presencia ofensiva del Sevilla FC fue casi más descarada si cabe, aunque siempre con el rabillo del ojo fijo en la peligrosidad de Lukaku, el único jugador descolgado en los Diablos Rojos. Un tiro de Muriel casi a la hora de partido fue el primer intento tras el descanso, mientras que Lenglet, cabeceando una falta que botó Banega, volvió a exigir a De Gea abajo. Con una asfixiante presión en campo rival, el equipo nervionense conseguía mantener un peligro casi contínuo, mientras que los visitantes buscaban alguna que otra contra que casi siempre moría en la rapidez de Mercado y Lenglet.
Eso sí, con el paso de los minutos y en ausencia de cambios, el Sevilla empezaba a perder fuelle y Mourinho decidió, ahora sí, ir a por ese gol que le permitiera encarrilar la eliminatoria. Para ello dio entrada a Rashford y Darmian, aunque el que provocó el susto más importante fue Lukaku. El belga, tras un forcejeo y una mano clara en el control, consiguió batir por bajo a Sergio Rico. Aunque hubo algo de tensión con el gesto del colegiado, todo quedó resuelto con la señalización de la infracción.
 Nadie quería perder en la recta final lo que había conseguido conservar durante casi 90 minutos, por lo que se vio que ambos estaban dispuestos a bajar las espadas hasta que todo se acabe decidiendo el 13 de marzo en Inglaterra. Vincenzo Montella dio entrada a Sandro y Pizarro para refrescar ya sobre la hora, pero las ocasiones más claras ya eran historia y habrá que decidirlo todo nada menos que en Old Trafford. Sensaciones claras de que el Sevilla FC mereció mucho más, pero hay que valorar lo conseguido ante el segundo clasificado de la Premier League y sobre todo sin encajar, con lo importante que resulta ese hecho en eliminatorias de este nivel. Ahora, de nuevo, a centrarse en LaLiga.